TIJUANA, B.C.- “Semeel Jak” significa «montañas arboladas» en lengua kiliwa, uno de los pueblos originarios de lo que es hoy la península de Baja California, y ese “podría ser el primer nombre asignado a la sierra de San Pedro Mártir”, considera Everardo Garduño, quien coordinó, junto con Efraín Nieblas, el libro “Semeel-Jak. Historia natural y cultural de la sierra de San Pedro Mártir”, el cual será presentado en el Centro Cultural Tijuana, organismo de la Secretaría de Cultura, en colaboración con la Universidad Autónoma de Baja California.

El propio Everardo Garduño, en compañía de varios autores cuyos textos sobre la Sierra de San Pedro Mártir aparecen reunidos en este volumen, hablará de su contenido este viernes 8 de marzo en la Sala Federico Campbell del CECUT en punto de las 19:00 horas; la entrada es libre.

Constituida actualmente en Parque Nacional de Baja California, la Sierra de San pedro Mártir es el macizo montañoso de mayor altitud en el estado y asiento, por esa misma razón y por ofrecer condiciones excepcionales para la observación espacial, del Observatorio Astronómico de la UNAM que opera allí desde su construcción en 1971.

Situado a una altura de 2,800 metros sobre el nivel mar, el Observatorio de San Pedro Mártir no es sin embargo el punto más elevado de la sierra, que alcanza hasta 3,100 metros en la cumbre conocida como Picacho del Diablo.

“Centro del origen del cosmos para los indígenas, es también centro de la observación del cosmos para los actuales astrónomos”, refiere el coautor de este volumen de poco más de 300 páginas.

El libro “Semeel-Jak”, según ha explicado Everardo Garduño, ofrece un recuento multidisciplinario del origen geológico de la Sierra San Pedro Mártir, su relevancia como expresión de la biodiversidad y como laboratorio privilegiado para la investigación científica, así como de su importancia utilitaria y simbólica para sus antiguos habitantes y subsecuentes colonizadores.

“Lugar de magnificentes bosques de coníferas y mamíferos, así como de bosques de hongos e insectos diminutos”, a lo largo del tiempo la Sierra de San Pedro Mártir ha sido “escenario de desplazamientos y disputas históricas. Hábitat de milenarios cazadores y recolectores, y cuna de la cultura del vaquero”, refiere Garduño.

En términos generales, este libro escrito a muchas manos contiene la historia natural y cultural de esta cadena montañosa enclavada en el centro de la porción norte de la península de Baja California, su riqueza biótica expresada en la gran diversidad de flora y fauna que alberga, sin dejar de lado la presencia de los primeros pobladores en la zona y su adaptación al bosque, así como el proceso de migración a la región de la que no ha sido ajena la sierra de San Pedro Mártir.

“Semeel-Jak. Historia natural y cultural de la sierra de San Pedro Mártir” se presentará en la Sala Federico Campbell este viernes 8 de marzo, a las 19:00 horas; entrada libre.

Para conocer el resto de nuestras actividades puede consultar los portales www.cecut.gob.mx, www.mexicoescultura.com o en www.facebook.com/cecut.mx.

Compartir

Deja un comentario