Agencias.- Twitter ha anunciado cambios en su política respecto al «contenido multimedia sintético y manipulado» que tenga como objetivo «causar daño». La compañía eliminará este tipo de publicaciones en algunos casos y en otros incluirá una advertencia o proporcionará contexto adicional. La empresa comenzará a etiquetar estos tuits el 5 de marzo.

La nueva regla es sencilla: «no puedes compartir de manera engañosa contenidos sintéticos o manipulados con el objetivo de causar daño», en palabras de la red social. Asimismo, la firma puede «etiquetar contenidos multimedia sintéticos y manipulados para dar información a la gente sobre la autenticidad del contenido y proporcionarles un contexto adicional».

La compañía explica en una entrada en su blog que esta decisión ha sido fruto de una consulta a usuarios y expertos. En el estudio realizado descubrieron que un 70% de las personas que utilizan Internet considera «inaceptable» no tomar acción ante los contenidos manipulados. En este sentido, un 90% se mostró a favor de «poner etiquetas de advertencia junto a un contenido multimedia significativamente manipulado».

Una respuesta más contundente como sería eliminar los tuits engañosos tiene menos apoyo por las consecuencias que podría tener sobre la libertad de expresión, si bien el porcentaje de quienes lo consideraba aceptable seguía superando el 50%. El porcentaje aumenta hasta el 90% «cuando está claro» que el contenido «está destinado a causar cierto tipo de daño».

Cuando la medida adoptada sea etiquetar el contenido, pero no eliminarlo, Twitter buscará proporcionar «un contexto adicional». Esto lo hará mediante advertencias a quienes retuiteen o indiquen que les gusta un mensaje, reduciendo la visibilidad del tuit y mediante explicaciones o contexto adicional (recientemente ya ha realizado una campaña parecida al buscar la palabra ‘coronavirus’).

El contenido multimedia sintético y manipulado es, según definieron en una publicación anterior, «cualquier foto, audio o video que haya sido significativamente alterado o creado con la intención de engañar a las personas o cambiar su significado original». Se trata, en definitiva, de los conocidos como deepfakes -que, por cierto, ya prohibió Facebook-, por lo que esta medida no debería afectar a montajes o manipulaciones con fines paródicos o humorísticos.

Fuente http://uniradioinforma.com

Compartir

Deja un comentario