ALEMANIA.- Los excrementos de una criatura pueden ser el tesoro de otra, como lo está descubriendo el Krone Circus de Alemania durante la nueva pandemia de coronavirus.

Hogar de 26 leones y tigres, el circo ha encontrado un ingreso adicional inusual y recaudó dinero a pesar de las restricciones relacionadas con el coronavirus: vender frascos de excrementos de grandes felinos.

Los clientes le han dicho al domador de leones Martin Lacey disfrutan el producto.

“Me han dicho que mantiene a los gatos alejados del jardín, y desde entonces hemos aprendido que también mantiene a los animales alejados del automóvil, donde se comen todos los cables eléctricos”, dijo Lacey.

La tienda emergente del circo también es una forma de hacer reír a la gente, dice Lacey mientras el circo espera que se le permita actuar de nuevo.

Los frascos se venden a 5 euros cada uno, y parte del dinero se destina a una organización benéfica para mejorar las condiciones de vida de los animales en cautiverio.

¿Y si no tiene un problema de plagas en el jardín pero encuentra a sus vecinos molestos? – “Pon un poco en el jardín y los vecinos se irán”, se ríe Lacey.

Fuente: http://uniradioinforma.com