Tijuana, Baja California. – (10 de agosto de 2020) A diferentes etapas son variados los retos, metas y exigencias que se deben plantear al niño y adolescente en una preparación deportiva como posible aspiración profesional. Fue parte del análisis de la reciente jornada en las “Charlas en Línea”, en donde El Trompo difundió el tema “Fútbol, más que un deporte”.

Con asistencia de Víctor Lozano, Director Técnico en la Escuela Oficial Pumas Tijuana, y Jair Michel Perea, Director Técnico independiente, como ex jugadores profesionales, plantearon las principales necesidades que se requieren, así como el papel que aportan los padres de familia en obtener logros tanto en escuela como en cancha.

En el inicio, lo académico es esencial, pues “forma a la persona y deportista. Influye en la formación de niños y jóvenes”, explicó Perea sobre las bases. A ello Lozano agregó que “la educación inicia en casa y el deporte es solo una extensión”, que se encadena con el balompié.

Para la etapa inicial en la infancia, lo idóneo es que los padres se adapten al gusto deportivo -más que tratar de imponer un si-, para que logre arraigar desde el principio la disciplina y constancia a un deporte en particular, empezando de manera recreativa. Al mismo tiempo, la alimentación es esencial para el correcto desarrollo físico sumado al descanso apropiado.

Durante la formación, la familia puede ser el obstáculo para pulir el talento del niño, ya que, en caso de tener asesoría equivocada, se puede genera presión en exceso que truncan el crecimiento emocional. A ello, deben crearse expectativas reales de acuerdo al potencial del niño, donde se fomente preparar y formarlo a nivel estudiantil, deportivo como familiar.

La etapa de adolescencia es donde hay mayor deserción, por la naturalidad de diversificación de intereses y experiencias. Ahí el apoyo como orientación familiar son indispensables. En caso de bajo rendimiento escolar, no se recomienda retirar el deporte, ya que influyen entre sí, y en general, beneficia a la salud física.

Finalmente, al ir alcanzando cercanía a la edad adulta, el complemento de los dos campos genera mayores oportunidades de crecimiento personal. Pues en caso de que no se logre el nivel profesional en lo futbolístico, y más aún, en caso de que logre desarrollarse en deporte de alto rendimiento y competitivo, aporta mejores decisiones.

Imágenes: El Trompo (Captura de Pantalla)
Texto: El Trompo (David Rodríguez)