Por: Octavio Fabela

TIJUANA.- Sofía y Jenny son voluntarias en el desayunador salesiano Padre Chava, ambas coinciden en que debido a la pandemia, al comedor comunitario cada vez acuden más familias para recibir apoyo alimentario.

«Sigue llegando mucha gente nueva de otras colonias por la necesidad, por falta de trabajo y aquí se las ofrecemos», expresó Sofía.

La voluntaria comentó que muchos tijuanenses que recibieron alimento en el desayunador, pasan el inmueble de vez en cuando para donar algo de comida, ya sea arroz o frijol y así aportar con su granito de arena.

Por su parte, Jenny señaló que cambió la forma de dar alimento a los necesitados, agregó que anteriormente pasaban de 6 en 6 a las 21 mesas colocados en el desayunador, ahora reciben la comida en el exterior.

«Desde que empezó todo lo de la contingencia tuvimos que cambiar la modalidad y ahora lo que se hace es poner una mesa cerca de la puerta y ellos pasan, se lavan las manos y pasan por esa mesa y se les entrega una caja con la comida una bolsita de pan y el agua», dijo.

Por último, refirió que en los momentos más difíciles de la pandemia brindaban unos 1,900 platos de comida, ahora, dan entre 1000 y 1,200 «mucha gente nueva vino que se quedaron sin trabajo, que ya no podían tener para su comida y entonces acudían acá al desayunador».

Fuente: http://uniradioinforma.com