Por: NotiPress

PARIS.- Viendo la luz por primera vez en el siglo XIX, el boxeo francés es un deporte de combate que fue conocido también bajo los nombres de Savate y Chausson. Esta disciplina no tiene vínculos significativos con disciplinas de combate similares a las orientales o inglesas. Desafortunadamente para la historia del deporte, no hay evidencia de alguna figura a la cual adjudicar el origen de esta disciplina.

Savate significa salvaje, dicho nombre también hace referencia a zapatos viejos usados por los trabajadores, mientras que chaussons, hoy en día significa zapatillas, eran zapatos especiales usados por esgrimistas franceses durante el siglo XVII y siglos XVIII. Debido a su parecido, muchas personas comentan que es un Tae kwon do europeo con la unión del boxeo ingles, convirtiendo esta fusión en el boxeo francés.

Mémoires de Vidocq (1828) fue un escrito donde por primera vez se hizo referencia al Savate; aquí la palabra hacia referencia a un deporte de combate y a duelos. El Savate y Chausson eran formas de resolver disputas de honor entre hombres en un momento en que el uso de armas estaba prohibido. Esta forma de combate se enseñaban en la calle, en las bodegas o en los cuartos traseros de los cafés.

Teófilo Gautier pensó que se debería enseñar Savate en la escuela, pero antes de ello, sugirió reemplazar el nombre Savate, que tenía connotaciones vulgares, con el de «boxeo francés», siendo este una síntesis de Savate y Chausson. A mediados del siglo XIX, el Savate se estableció como una disciplina seria y atrayente al publico, al mismo tiempo, fueron pulidas sus técnicas dando forma a la versión actual.

Para las competiciones en la segunda mitad del siglo XIX utilizaron el primer toque como base para la puntuación, algo muy similar a las regulaciones de esgrima; en esta modalidad de combate, no existía la modalidad de golpeo continuo ni knockouts. De esta forma, no importaba la fuerza del golpe, si este acertaba al cuerpo del contrincante debía ser declarado como «touché» . Después de eso se detenía un momento el encuentro, se colocaban nuevamente en posición de combate y se reiniciaba después de un recíproco «salut».

En 1965 se formo el Comité Nacional de Boxeo Francés (CNBF). La popularidad de este deporte se fue expandiendo a muchos países y fue hasta 1985 cuando se creó la Federación Internacional de Boxeo Francés (FIBF) con una docena de países como miembros. Hoy en día, el boxeo francés se practica en competición en torno a tres variaciones: asalto, combate y bastón de combate.

    Asalto: solo se compite por el «toque», donde se excluye cualquier poder de los golpes: por lo tanto, la búsqueda de «fuera de combate» está prohibida. Esta modalidad es recomendada para los menores de edad.

    Combate: durante esta modalidad, los golpes con fuerza y el knockout están permitidos. Los peleadores deben usar equipo de protección (protector bucal, concha, guantes, zapatos especiales) en todo momento.

    Palo o bastón de lucha: similar a la esgrima, los practicantes empuñan un arma de madera cónica sin punta que se practica en dos modalidades, 95 cm de largo con 120 gramos de peso a una mano; o 140 cm de largo con 400 gramos a dos manos. Estas dos disciplinas usan movimientos llamativos hechos con el lateral del arma y no con la punta.

Tras la fama del boxeo inglés, la practica del Savate o boxeo francés se vio disminuida de cara a la década de 1910. Otro duro golpe que recibió la disciplina fue causado por la Primer y Segunda Guerra Mundial. En 1944 solo algunos gimnasios aislados conservarán la práctica. Henri Seydoux, Paul Boucher, el conde Pierre Baruzy, Gaston Prévot, Lucien Alliot, Jean Berceau y Haquin son los nombres de aquellos maestros que rescataron este arte marcial de la desaparición.

Fuente: http://uniradioinforma.com

Compartir