Agencias.- Una mujer canadiense compró en una venta de segunda mano un sillón por unos 25 dólares y al cabo de cuatro años de tenerlo en casa encontró un reloj entre sus cojines. Pero no era un reloj cualquiera.

Encontró un reloj Rolex perdido dentro de uno de sus cojines cuando ella buscaba el teléfono que se le había caído.  En un principio pensó que pertenecía a su padre, pero este sorprendido le dijo: “Por supuesto que no es mío, sabes que no tengo ningún Rolex”, tal y como contaron a  ‘Business Insider’.

La familia acudió a una joyería cercana a su domicilio donde les informaron que se trataba de un ‘Rolex Daytona 6241 Paul Newman’ una pieza de coleccionista, considerada el reloj más caro del mundo después de que una pieza similar fuese subastada en 2017 por 17 millones de dólares.

Estos relojes fueron fabricados por Rolex entre los años 1960 y 1980 y se volvieron famosos porque el actor Paul Newman llevaba uno.

Rolex autentificó el reloj, no obstante, rebajó la cantidad a 250 mil dólares.

La mujer explicó que cuando encontró el reloj se puso en contacto con la tienda de segunda mano en la que había comprado el sillón para ver si alguien lo había reclamado o si existía alguna forma de ponerse en contacto con el anterior dueño del mueble. Sin embargo, al ser una tienda de segunda mano y al haber transcurrido un tiempo considerable, los responsables de la tienda le dijeron que era imposible localizar al antiguo propietario.

Fuente: http://uniradioinforma.com

Compartir

Deja un comentario