Agencias.- La madre de Brooke Mills, una joven de séptimo año en una escuela de Arburn, Alabama (Estados Unidos), decidió inmortalizar el momento en el que su hija acudía por primera vez a las clases de verano, y fotografió a ésta junto a la entrada de su casa.

La joven posó sonriente en un árbol del jardín y la madre comenzó a fotografiarla hasta que se percató de que en la imagen había alguien más. Alguien muy peligroso.

En el tronco del árbol una víbora venenosa se deslizaba y preparaba su ataque hacia la pequeña. En ese momento, la progenitora le pidió que se alejara cuidadosamente del árbol.

“Lo dije con calma, pero estoy segura de que mi cara lo dijo todo”, recordó la madre de la chica.

La joven se salvó y pudo acudir a sus clases con toda normalidad.

Por: uniradioinforma.com 

Compartir

Deja un comentario