TIJUANA.- A pesar de que esta crisis por el Covid-19 era previsible, el gobierno federal no ha implementado un plan contra cíclico para paliar los efectos negativos en la economía, como lo han hecho otros países, y en lugar de eso, ha continuado con sus proyectos de la 4T (cuarta transformación).

Así lo señaló José Luis Contreras Valenzuela,  ex vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas, al referir que gran parte de la actividad económica está detenida a fin de proteger a la ciudadanía de la pandemia, perdiéndose en los últimos 20 días más de 346 mil empleos, de acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

«Estamos ante un grave problema y desafortunadamente un Presidente que, siendo insensible ante este problema, al no querer escuchar las propuestas a nadie, ni a los legisladores de su propio partido político, tampoco a los empresarios que se han solidarizado en este grave momento por el que está atravesando el país», comentó.

El economista aclaró que los organismos empresariales no están solicitando ni condonaciones de adeudo ni apoyos monetarios, sino un simple diferimiento en el pago de los compromisos fiscales, a fin de atender el gasto prioritario como la nómina.

Afirmó que los diferentes mandatarios del mundo han llamado a su población en sus respectivos países a formar acuerdos y están dando esas facilidades que el empresariado mexicano está solicitando, incluso la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) señala que México requiere de crear un programa emergente contra cíclico para sortear la crisis.

«El Banco Mundial ha ofrecido a México una línea de crédito de 61 mil millones de dólares para poder financiar proyectos productivos y mantener su planta laboral, pero el presidente se niega a aceptar, en aras de no caer en Déficit Fiscal», subrayó Contreras Valenzuela.

Insistió en que la tendencia del desempleo prevé que al cierre de abril se han perdido 750 mil empleos en todo el país, pero que lo más grave es ser omisos ante dicha realidad.

«De no hacer esfuerzos para revertir esta crisis, pudiera representar en los próximos meses una caída del 7.5 % o más del PIB, y pudiéramos perder más de 6 millones de empleos que, sumados a los desempleados existentes podemos estimar que tendremos en las calles más de 10 millones de mexicanos sin empleo», advirtió el economista.

Sin embargo, el presidente López Obrador continúa con sus proyectos de Dos Bocas, Tren Maya y el nuevo aeropuerto de Santa Lucía, los cuales generarían 2 millones de empleos, lo cual no compensa la pérdida estimada.

Para finalizar, el ex Vicepresidente del Colegio Nacional de Economistas señaló que la sociedad mexicana la conformamos todos y no únicamente sus seguidores, por lo que es importante que el gobierno federal abandone su postura de confrontación y llegue a acuerdos que nos permitan construir los escenarios para la inversión y el crecimiento económico.

Fuente: http://uniradioinforma.com