Por: Daniel Iglesias

TIJUANA.- Representantes de la Asociación Civil AGAPE se manifestaron en las afueras de las oficinas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Baja California (CEDHBC), para denunciar un abuso a los derechos de una joven menor de edad que dio a luz el pasado viernes, informó el presidente de este organismo Alberto Rivera.

Se trata de Milagros, una migrante menor de edad no acompañada de El Salvador, quien arribó a Tijuana hace cinco meses con cuatro de embarazo. Al no contar con la presencia de un padre o tutor, Rivera tuvo que hacerse responsable ante las autoridades del hospital.

“No existe un buen protocolo en el Hospital General, primeramente necesitaban pedirme mis credenciales para ver quién soy yo, nomás me dijeron que firmara, no me pidieron mis credenciales, no sacaron una fotocopia, no pueden identificar al que firmó. Tienen que cambiar el protocolo por si no hay mamá o papá o tutor para que inmediatamente tiene que llamar a la subprocuraduría, tienen que llamar al DIF para ver qué hacer con el menor de edad, no que cualquier extraño pueda firmar, por eso vine aquí a quejarme”, detalló.

Ante esta situación el presidente interino de la CEDHBC, Carlos Flores, dijo que ya investigan el caso para determinar si existió una violación a los derechos de la menor.

“En el momento en que nosotros tenemos conocimiento de los hechos, en este como en todos nuestros expedientes de queja, llevamos a cabo acciones inmediatas, en este caso al tratarse de una menor de edad migrante no acompañada lo primero por lógica es dar vista a la procuraduría de la defensa del menor y la familia para que hicieran las acciones necesarias para garantizar su seguridad, su integridad personal, su derecho a la salud y su derecho a la vida, tanto ella como de su bebé”, indicó.

Asimismo, Flores dijo que están investigando acusaciones de que la menor recibió un método anticonceptivo en contra de su voluntad.

Por su parte, el padre de la menor, Manuel Enríquez, arribó a Tijuana proveniente de Chiapas donde esperaba una resolución en su estatus migratorio y dijo que no le han permitido ver a su hija en el hospital.

 

“Ahorita yo vengo a ver a las personas que me están apoyando, que están apoyando a mis hijas, no me dan el permiso de ver como se encuentra ella y yo no sé porqué, es algo inhumano, las personas que la están protegiendo no pueden entrar al hospital a verla”, señaló.

Fuente: uniradioinforma.com
Compartir

Deja un comentario