Por: Octavio Fabela

TIJUANA.- Desde el 26 de septiembre de 2008, la esposa del oficial Cruz, ha esperado que el gobierno de Tijuana reconozca el trabajo de su marido, quien murió en cumplimiento del deber.

El día que su esposo fue atacado a bordo de su patrulla, estaba embarazada de un mes de su hija Frida, que es la primogénita. 

La madre lamentó que gobiernos municipales desde entonces a la fecha, se nieguen a reconocer que su esposo entregó lo más preciado en un ser humano: la vida y le nieguen ayuda a ella y su hija.

La viuda recordó que existen excelentes policías, que como su esposo, que se desviven por su trabajo.

«Murió en cumplimiento del deber dentro de la unidad junto con Pacheco, el oficial Pacheco, y de ese evento sobrevive Russel, desde el 2008 yo estaba embarazada de la niña de Frida, tenía 1 mes de embarazo, nos acabábamos de enterar que venía nuestro primer hijo y ha sido administración tras administración,  que dicen que sí nos van a ayudar y nunca llega la ayuda, nunca llega una pensión alimenticia o ayuda educacional, nada», expresó.

Por su parte Frida, la pequeña de apenas 11 años de edad, lamentó el no conocer a su padre, de quién solo sabe que era una buena persona que atrapó a mucha gente mala. La menor, solo pide ayuda, para ella y su madre.

Fuente https://www.uniradioinforma.com/