Por: Notipress.

Asimismo, el geofísico y estudió los numérica. Los resultados según Parsons, es que todos los edificios de la ciudad y su contenido pesan unos mil 600 millones de kilogramos, es decir, 8.7 millones de aviones Boeing 747. Todo ese peso sin contar las infraestructuras de transporte, vehículos ni las personas dentro de la ciudad estadounidense.

«Las pertenencias y necesidades de estas poblaciones en crecimiento concentran masa sobre áreas relativamente pequeñas provocando depresiones urbanas». Así lo describió Parsons en su artículo quien además afirmó que mientras sigan avanzando desproporcionadamente las poblaciones el hundimiento de la Tierra irá en aumento. «Combinado con el aumento esperado del nivel del mar, se puede exacerbar el riesgo de inundaciones», subrayó.

En los gráficos del artículo publicado por el sitio web AGU Advances se puede observar que la actividad humana afecta la corteza terrestre. Además, se ha constatado que las concentraciones masivas asociadas con la incautación de depósitos de agua causan hundimientos. Los cambios de mayor magnitud en el hundimiento de la corteza terrestre son ocasionados por el bombeo y recarga de aguas subterráneas.

Otros factores que provocan hundimientos son el movimiento y la consolidación de sedimentos, los terremotos, las fuertes lluvias que desencadenan deslizamientos de tierra y flujos de escombros. El mismo tipo de hundimiento, puede estar ocurriendo en otras grandes megalópolis en todo el mundo, aunque depende en parte de la geología local.

Hasta el momento, se tiene muy poco conocimiento de los efectos de hundimiento por los altos niveles de concentración demográfica en las grandes ciudades. Todavía quedan muchos detalles por profundizar en la investigación sobre todo en algunas ciudades que están amenazadas por el hundimiento.