Por: Notipress. 

El miércoles 3 de febrero de 2021, el Departamento de estado de Estados Unidos (DOS) anunció la extensión por cinco años más del Nuevo tratado de reducción estratégica de armas (START) con RusiaAntony Blinken, secretario de estado, en un comunicado de prensa, celebró la medida como un paso adelanto en la reducción de hostilidades con Rusia y el desarme global. Firmado durante la administración Obama y previo a expirar el viernes 5 de febrero de 2021, los lineamientos del nuevo START se extenderá hasta el 5 de febrero de 2026.

Principalmente, el tratado limita la cantidad de armas nucleares que ambos países pueden mantener desplegados en cualquier momento determinado. Estipula que solo pueden existir un total de mil 550 ojivas nucleares desplegadas en misiles intercontinentales, submarinos y bombarderos aéreos. De igual manera, ambos países deberán someterse a inspecciones periódicas en sitio, además de estar obligados a notificar al otro en caso de llevar acabo pruebas de lanzamiento.

Fue en 1991 cuando se firmó el primer tratado START (actualmente conocido simplemente como START I) entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética. Tras la expiración de este en 2009, la administración Obama, en conjunto con el entonces primer ministro de Rusia, Dmitry Medvedev, negociaron las condiciones actualmente vigentes.

También llamado Nuevo START, este tratado promovió de forma significativa el desarme, endureciendo en un 74% los límites en cuanto a armas desplegadas con respecto al tratado de 1991. No obstante, aún hay retos a solventar en materia de desarme, pues actualmente, de acuerdo con estimados de la Asociación de Control de Armas, Rusia y Estados Unidos poseen entre ellos aproximadamente 13 mil 350 armas nucleares.

Por otra parte, en 2019 y durante la administración de Donald Trump, Estados Unidos abandonó el Tratado sobre fuerzas nucleares de rango intermedio, firmado desde 1988 por Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov. En aquella ocasión, el presidente Trump acusó a Moscú de no cumplir con lo estipulado por el tratado, lo cual recrudeció su relación con el país eslavo. Ello deja al tratado START como el único compromiso bilateral vigente entre Rusia, actualmente gobernado por Vladimir Putin, y Estados Unidos en cuanto a control de armas nucleares.