Por: Notipress.

Se ha demostrado el aumento de mortandad por una de las nuevas variantes del coronavirus está asociado directamente a su capacidad de contagio, asimismo otros factores de la persona como la edad también son determinantes. Algunos estudios han afirmado, la tasa de mortalidad de la variante B.1.1.7 de Inglaterra es 35 por ciento mayor respecto a la primera cepa de Covid-19. Sin embargo, científicos procuran continuar con investigaciones de los riesgos mortalidad de las recientes variantes en personas con comorbilidades y de todas las edades.

Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido señaló información preliminar de varias investigaciones científicas que identificaban a la variante B.1.1.7 del coronavirus como de mayor contagio. Asimismo, BoJo relacionó a dicha cepa con un riesgo más alto de morir respecto al virus inicial causante de la Covid-19. Aunado a ello, el tres de febrero de 2021, investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM, por sus siglas en inglés) informaron, el riesgo de morir por la nueva variante es cerca del 35 por ciento.

Ante dicho criterio, las personas de entre 70 y 84 años detectadas positivas a Covid-19 con la primera variante, pasarían del 5% a más del 6% de letalidad si llegasen a contraer la cepa B.1.1.7. Mientras las personas mayores de 85 años pasarían del 17% al 22% de posibilidades de fallecer si se enferman de la reciente cepa de coronavirus.

Otra investigación reveladora fue la de un equipo del Colegio Imperial de Londres, donde se halló, la tasa de mortalidad en las personas con la nueva variante es 36 por ciento mayor. Por su parte, Muge Cevik, investigadora de salud pública en la Universidad de St Andrews, Reino Unido, sugiere que se necesitan más análisis y datos para concluir si estas nuevas variantes son más mortales.

Especialistas en el tema también observan, la variante B.1.1.7 pude contribuir al incremento de muertes debido a su rapidez de contagio, el cual acapararía hospitales y afectaría los servicios de salud. Sin embargo, Nicholas Davies, epidemiólogo de la LSHTM, afirma que el riesgo de muerte se basa en pruebas al mismo tiempo y lugar, sujetas a las mismas condiciones en hospitales.

Cevik confía, el pequeño número de muertes entre jóvenes no es suficiente para concluir que la nueva variante de coronavirus llega a todas las edades por igual. Ello significa, los investigadores deberán continuar con estudios y análisis en donde se definan las características específicas para determinar la tasa de mortalidad.