TIJUANA.- Un enfermero de la unidad de cuidados intensivos del Hospital General de Tijuana refirió tener más de tres años laborando en ese lugar, sin las prestaciones mínimas.

Aclaró que la ausencia laboral que realizan sus compañeros de enfermería este domingo y mañana lunes, es una medida desesperada ante la falta de respuesta oficial del gobierno Estatal a brindarles seguridad laboral.

“20 compañeros que nos están apoyando faltaron el día de hoy y está generando un gran impacto, se supone que en especial el sábado y domingo los turnos para nosotros, somos muy pocos los que realmente contamos con ese turno; ahora imagínate lo que va a pasar el día lunes, el lunes es cuando la mayoría de los de incidencias y contratos INSABI se presentan a laborar”, comentó.

El enfermero aseguró ser uno de los trabajadores de la salud que le mostraron al gobernador Jaime Bonilla Valdez el monto de cheque de su salario, cuando el mandatario estatal estuvo hospitalizado por coronavirus y dijo que recibió de viva voz de Bonilla Valdez que recibiría una base sindical antes de que concluyera el 2020.

“Seguiremos trabajando bajo protesta, no les estamos pidiendo algo que no nos pueden dar”, expresó. Agregando que “nosotros hicimos la manifestación de forma pacífica para no dañar a terceros más que nada, se supone que también recibimos una notificación, que el día de mañana se estaría presentando el secretario de Salud para generar una junta, todo lo que se hable en la junta lo tendremos a la luz del sol porque no todos vamos a entrar a esa junta, pero los designados pasarán la información a los 230 trabajadores que estaremos en manifestación”.

Explicó que la planta laboral del Hospital General de Tijuana es de aproximadamente 600 trabajadores de enfermería, de los cuales el 50% tiene base sindical, de ellos casi el 50% fueron resguardados por comorbilidades.

“Sinceramente estamos cansados, nos piden que esperemos, ya esperamos 1 año y estoy hablando solamente de la pandemia, yo ya voy a cumplir 3 años laborando en la institución con ese mismo sueldo, sin prestaciones, sin seguridad social ni nada; ¿por qué aguantamos tanto tiempo? Por la esperanza de que en un futuro no tan lejano nos puedan basificar”, concluyó.

Fuente: http://uniradioinforma.com