Por: Notipress.

Según un informe publicado por Oceana México, el 31.5 por ciento del bacalaocomercializado o consumido en la Ciudad de México corresponde, en realidad, a especies de menor costo o en peligro de extinción. En este sentido, la organización dedicada a proteger y preservar los océanos encontró una mayor sustitución en pescaderías (55%), restaurantes (40%) y supermercados(4,5%). Estos datos se recopilaron a partir de muestras de ADN de diferentes puntos de distribución de la CDMX

Bajo esta línea, en el 66 por ciento de los casos de sustitución se vendieron rayas o tiburones amenazados, tales como el tiburón zorro, sedoso, puntas negras o martillo. «La falta de una norma de trazabilidad ha permitido que se desconozca el origen de los pescados y mariscos que se comercializan», indicó Mariana Aziz, directora de campaña de transparencia de Oceana.

Los tiburones que Oceana encontró en las muestras de ADN entran en tres clasificaciones, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). El cazón mamón, tiburón toro y coralino son especies casi amenazadas; el tiburón de puntas negras, zorro y sedoso son especies amenazadas, y el tiburón martillo actualmente está en peligro de extinción.

Asimismo, la organización internacional encontró, 28 por ciento de las muestras con sustitución corresponden a especies de peces de escamas marinas, por ejemplo, mero, robalo, esmedregal y merluza. De igual forma, el 6 por ciento correspondió a especies acuícolas como la tilapia; asimismo, se demostró, algunos puntos de venta incurrieron en fraude respecto al precio de venta de dichas especies.

En uno de los casos, un negocio el cual ofreció un supuesto bacalao a 220 pesos el kilo, en realidad estaba vendiendo tilapia, cuyo precio regular es de 85 pesos por kilo. Asimismo, en otro establecimiento vendían un «bacalao» por 290 el kilo, cuando en realidad era raya, con un promedio de precio de 80 pesos.

Esta investigación se planteó con el fin de analizar las repercusiones económicas para el consumidor, así como la salud de los mares. En este sentido, el tiburón es una especie de gran importancia debido a su papel de mantener un equilibrio en los océanos.

La organización propone al Gobierno de México trabajar con una política de trazabilidad que tenga como principal objetivo verificar la legalidad de los productos del mar. Esto servirá para combatir la pesca furtiva e ilegal, tanto en tierra como en mar, así como para brindar al consumidor información.

Pescaderías fraudulentas que venden especies en peligro en vez de bacalao no solo afectan la economía de los consumidores, sino que desequilibran la salud de los océanos. Ante este panorama, será necesario tomar acciones certeras para ayudar a la conservación de la fauna marina.