MÉXICO.- El futbolista Junior Joao Maleck Robles abandonó este martes las instalaciones del complejo carcelario de Puente Grande en Jalisco.

El joven deportista de 21 años de edad, participar en un accidente automovilístico que le causó la muerte a dos personas, tras manejar vehículos Ford Mustang bajo influjo de embriagantes, y luego de un prolongado juicio alcanzó el beneficio de la libertad bajo caución.

El percance registrado durante la mañana del domingo 23 de junio de 2019, cuando chocó contra el carro Chevrolet Aveo, tripulado por María Fernanda Peña y Alejandro Castro, quienes murieron de manera instantánea.

Maleck fue ingresado al penal de puente grande desde el 24 de junio del 2019 y fue sentenciado a pagar en prisión tres años y ocho meses de cárcel, pero al ser considerado primodelincuente, y por su edad al momento del accidente automovilístico, alcanzó beneficio de libertad condicionada.

La semana pasada la aseguradora Zurich que cubría al automóvil que causó los daños, así como su conductor, depositó la fianza para indemnizar a la madre de la joven fallecida, y a los hijos y padres del finado.

Si bien el equipo Santos de Torreón no se ha pronunciado sobre el tema, versiones de personal penitenciario refieren que le remitían el programa de trabajo físico y alimentación, que Junior Joao siguió en presidio.

El muchacho militó antes del accidente en el Porto B y el Sevilla B; y su contrato pertenece al club lagunero.

Además del pago de la fianza, a Joao Maleck también se le impuso una inhabilitación de casi dos años para conducir, y debe asistir a cursos de manejo responsable, y debe estar disponible a eventuales comparecencias judiciales en caso que procedan las impugnaciones que interpuso la madre de la fallecida Maria Fernanda.

Fuente: http://uniradioinforma.com