Por: Notipress. 

De acuerdo con el Análisis Económico Ejecutivo del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), consultado por el equipo de NotiPress, la recuperación económica durante la contingencia sanitaria es desalentadora. Pese al discurso oficial emitido por el gobierno de México, los principales indicadores muestran que la economía no se encuentra en buen estado, y presenta repercusiones importantes en materia de empleo e inversión, indicaron.

El impacto de la contracción económica y los efectos de la pandemia se observan, principalmente, en la precarización del mercado laboral y falta de inversión. Según las cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), organismo encargado de medir la pobreza en México, existe una pérdida histórica de empleos en el país.

La tasa de subocupación cerró en 15.9% en octubre, mientras el empleo en condiciones críticas, de 35 horas y remuneración por debajo del salario mínimo, representó 23.5% de la población ocupada. Asimismo, durante el tercer trimestre, el ingreso laboral sufrió una contracción de 12.3% y la pobreza ascendió de 35.7% a 44.5%, indicaron especialistas del CEESP y Coneval.

Por su parte, las mejoras paulatinas en materia de empleo y consumo al iniciar la nueva normalidad ocurrieron debido a la reapertura de actividades. En septiembre las ventas correspondientes a menudeo marcaron una caída anual de 8%, mientras consumo privado y servicios disminuyeron 11.4% y 18.2% respectivamente. Esto representa que no hay un proceso de recuperación sólido, informó el CEESP.

Ya que consideran el avance de la actividad productora como algo inercial, especialistas del sector privado resaltaron que este tema tiene efectos importantes con respecto a las finanzas públicas. Durante el periodo de enero a octubre, los ingresos del sector público se redujeron 4.9% anual en términos reales, el gasto público 2.0%, y la deuda aumentó mil millones de pesos.

En el caso del Servicio de Administración Tributaria (SAT), se recuperaron adeudos a través de litigios, y los ingresos tributarios se redujeron 0.1%. Sin embargo, el CEESP considera que estas medidas son de naturaleza transitoria, y no generan un medio adecuado para la inversión. Asimismo, indicó que el gobierno no cuenta con las condiciones para mitigar los efectos de la pandemia a mediano y largo plazo.

«Conviene subrayar, tanto los programas sociales como proyectos de inversión señalados parecen tener un objetivo político-clientelar con visión al proceso electoral de 2021, así como reflejar convicciones ideológicas», concluyó el CEESP. Finalmente agregó, de no revertir estas decisiones, podrían afectar la gobernabilidad del país, y su relación con el Banco de México (Banxico).