TIJUANA.- Con la finalidad de disminuir el riesgo de presentar un accidente relacionado al manejo inadecuado de productos químicos en el hogar, autoridades del Hospital General de Tijuana (HGT) emitieron recomendaciones preventivas a la comunidad para evitar lesiones o intoxicaciones. 

 

La responsable del Departamento de Prevención del HGT, Rosario Camacho García, comentó que hay múltiples productos que se pueden encontrar en el hogar que, de no utilizarse y almacenarse adecuadamente, podrían representar un riesgo para la salud o el ambiente. 

 

Específicamente, entre tales químicos se encuentran: blanqueadores para ropa (cloro), raticidas, detergentes, destapa-caños, solventes, pintura, insecticidas en aerosol, por mencionar algunos. 

 

Señaló que, por sus características o compuestos, estos productos deben de ser manipulados bajo previo conocimiento de los instructivos, además de tomar en cuenta el equipo de protección personal, que se amerita durante la aplicación, como pueden ser: guantes, mascarillas con respirador, lentes protectores o calzado especial.  

 

Camacho García informó que el uso inadecuado de estas sustancias puede generar daños a la salud, dependiendo el tipo de producto, cantidad, tiempo y vía de exposición (respiratoria, cutánea, digestiva o contacto en ojos), que varía desde una lesión cutánea hasta una intoxicación severa que podría comprometer la vida.  

 

“Es importante que la comunidad solicite atención médica inmediata en caso de presentar dificultad para respirar, calambres, diarrea, mareo, dolor de cabeza, visión borrosa, náuseas, irritación en ojos, piel, garganta o en vías respiratorias, ya que estos síntomas podrían estar relacionados a una intoxicación leve o severa”, expresó.  

 

Aunado a lo anterior, la responsable del departamento, quien además es Enfermera Intensivista, emitió las siguientes recomendaciones preventivas: Evitar mezclar los productos químicos -en especial cloro y ácido muriático-; evitar resguardarlos en envases que no sean los originales; no retirar etiquetas (con instructivos de uso); resguardarlos en un lugar seguro y que no sea accesible a menores de edad. 

 

Asimismo, recomendó mantener los espacios ventilados, abriendo puertas y ventanas antes, durante y después de usar los citados productos químicos; leer los instructivos con detenimiento, además de mantenerlos (en todo momento) lejos de alimentos y/o bebidas, lo mismo que fuera del alcance de menores de edad. 

Fuente: http://uniradioinforma.com