Por Notipress

Recientemente, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) descubrió a través de un modelo matemático que se pueden prevenir los contagios por Covid-19 si se mantienen cancelados temporalmente las aglomeraciones que propician la denominada «superpropagación».

Este estudio muestra que los lugares donde existe un gran número de personas reunidas en un mismo lugar como fiestas, conciertos, encuentros deportivos, teatros cines, plazas, entre otros, una persona puede infectar a otras seis o más, una cifra que incrementa considerablemente el número de contagios y las estadísticas de la propagación del virus a nivel global.

James Collins, profesor de Ingeniería Médica y Ciencia en el Instituto de Ingeniería y Ciencias Médicas (IMES, por sus siglas en inglés) del MIT hizo énfasis en los lugares donde hay una gran concentración de personas y la superpropagación de la Covid-19 es un factor clave para el aumento en los contagios. «En lugares donde hay muchas personas reunidas, es más probable que exista una frecuencia más alta de la propagación del virus. Si se controla la afluencia de personas en lugares públicos, existe la posibilidad de controlar la pandemia», agregó.

El profesor Collins explicó al sitio web de la institución que el número de reproducción básico del virus SARS-CoV-2 es en promedio de tres, eso significa que cada persona infectada con el virus lo transmitirá a otras tres personas aproximadamente. Este número puede variar de una persona a otra y algunas personas no transmiten la enfermedad a nadie más. En tanto, los «superpropagadores» pueden infectar el doble o triple de personas.

Para realizar su análisis, los investigadores encabezados por el profesor Collins, utilizaron herramientas matemáticas del campo de la teoría de valor extremo el cual se utiliza para cuantificar el riesgo denominado Fat-Tail. Esta teoría se utiliza al momento de modelar situaciones hipotéticas, especialmente en los campos de las finanzas y seguros con el objetivo de modelar el riesgo de sucesos extraordinarios y también en los modelos matemáticos que analizan la frecuencia de catástrofes o fenómenos naturales.

Con ello, los investigadores del MIT encontraron en la distribución de las transmisiones de coronavirus un factor de riesgo mínimo y las superpropagaciones son muy esporádicas, pero mientras existan sucesos donde se concentre un número grande de personas es mayor su probabilidad de aparición. «Reuniones o lugares donde hay entre 10 a 100 son mucho más comunes de lo que habíamos anticipado, por lo tanto, las aglomeraciones incrementan las probabilidades de ver más superporpagaciones y con ello un incremento en los contagios», destacó Collins.

Los hallazgos sugieren que los acontecimientos de superpropagación podrían tener un impacto significativo en la transmisión general de la Covid-19 y les da una idea a los científicos de cómo se podría controlar la pandemia en los próximos meses mediante estrategias dirigidas a los superpropagadores.

Por ahora, el modelo matemático desarrollado por el MIT busca una solución para evitar que las personas interactúen en espacios donde haya más de 10 personas, aunque existen otros factores los cuales pueden contribuir a convertir a una persona en un súper esparcidor del virus SARS-CoV-2, incluida su carga viral y otros factores biológicos.