Por Notipress

La vacuna de Moderna logró un nivel de efectividad por encima del 90% de Pfizer y BioNTech, según publicó en un comunicado el 16 de noviembre de 2020 la firma. Durante las pruebas del estudio denominado COVE, participaron 30 mil voluntarios cuyo enfoque se centró en casos de Covid-19 confirmados. Según la firma, «el ensayo ha cumplido los criterios estadísticos preespecificados en el protocolo del estudio para la eficacia, con una eficacia de la vacuna del 94,5%«.

Si bien aun no emitieron opinión los especialistas, los resultados de las tres empresas son más altos de las expectativas iniciales de las autoridades estadounidenses. La agencia gubernamental de Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) esperaba vacunas con efectividad de al menos el 50%. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas le reconoció al New York Time «el 94.5% es muy impresionante«.

Asimismo, para Moderna, «el análisis preliminar sugiere un perfil de seguridad y eficacia ampliamente consistente en todos los subgrupos evaluados«. La compañía espera poder compartir en breve, los datos del estudio COVE fase 3 con expertos globales para su revisión. Esta vacuna de Covid-19 fue la primera en entrar en fase de ensayos clínicos en marzo de 2020 y con solo 63 días, inyectó al primer voluntario.

Durante las pruebas, aunque no hubo incidentes serios, algunos participantes informaron de efectos secundarios. Entre las manifestaciones, hubo casos de fatigadolor de cabeza o dolor en la zona donde se colocó la inyección.

Las vacunas de Pfizer y BioNTech fueron diseñadas utilizando un método similar al de Moderna con pequeños trozos de ARNm. Este mecanismo le da al cuerpo humano las instrucciones para producir copias de la proteína del pico de coronavirus (Covid-19). A partir de esto, el sistema inmunológico de la persona aprende a defenderse de esa proteína. Las vacunas basadas en genes podrían ser el futuro, aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos nunca probó su uso en personas. Las primeras experiencias de las vacunas Moderna y Pfizer son una señal prometedora para el método.

No obstante el optimismo por el resultado preliminar en fase 3, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que una sola vacuna no será suficiente para derrotar la pandemia. Su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en la reunión del consejo ejecutivo sobre el mecanismo de vacunas «va a completar las demás herramientas que tenemos, no a reemplazarlas«.

Otro anuncio de Moderna fue la posibilidad de almacenar la vacuna en un refrigerador entre 2 y 8 grados Celsius, durante un tiempo de 30 días. Esto supone una enorme ventaja frente a las vacunas de Pfizer y BioNTech, que deben mantenerse a 70 grados bajo cero. Anteriormente, la vacuna de Moderna estaba pensada para alcanzar una duración de siete días el refrigerador, algo crucial para una mejor logística. La efectivad anunciada del 94.5 de la vacuna de Moderna y su duración en un refrigerador estándar le dan una enorme ventaja y se convierte en una promesa.