Por: Notipress.

Un grupo de estudiantes y emprendedores de la Universidad de la Tecnología y del Diseño en Singapur (STU, por sus siglas en inglés) desarrolló un prototipo de bloques de juguete al estilo LEGO llamado MoBlocks. Este juguete tiene la función de poder conectar los bloques a través de un ordenador y proyectar los diseños en la computadora para ver la creación de los niños en 3D. La unidad de emprendimiento de la STU Singapur declaró, es uno de los proyectos más importantes de sus estudiantes, quienes están en la búsqueda de un juguete que se adapte a las nuevas necesidades de los niños ante la creciente industria de la tecnología y los videojuegos.

Esta línea de juguetes de construcción hecho por los estudiantes de la STU Singapur es una marca indiscutiblemente familiar para una nueva generación de niños la cual está creciendo de la mano de la tecnología. En este sentido, es cada vez más evidente que juegos en línea incorporan experiencias de construcción como Minecraft y Roblox; sin embargo, por divertidos que sean estos juegos, no existe un mayor aprendizaje para los niños.

«Nuestro proyecto puede parecer simple, pero en realidad es mucho más complejo de lo que parece», describe Chang Terng Tseng Nigel, uno de los estudiantes encargados en programar los bloques físicos con el software empleado. «Juegos como Minecraft no te enseñan ciertos conceptos que solo puedes aprender a través del juego físico, como la gravedad y la estabilidad estructural. Los bloques a menudo desafían la gravedad en Minecraft, algo fuera de la realidad», agregó.

Con MoBlocks, los niños pueden no solo crear en el espacio físico diferentes figuras, sino también pueden transferir sus diseños a la pantalla de la computadora. Los niños pueden agregar stickers, cambiar los colores, modificar su forma, o incluso con un asistente virtual pueden pedir ayuda para mejorar la estructura de cada diseño. «La belleza de MoBlocks es que los niños pueden digitalizar estas creaciones físicas y personalizarlas virtualmente», señaló Nigel.

Uno de los grandes desafíos encontrados por el equipo de Model Up fue la conectividad, pues construir los componentes electrónicos dentro de bloques para conectarse entre sí resulta difícil. Asimismo, programar la forma en que se ensambla cada bloque y permitir que el diseño se traduzca a la pantalla fue una operación titánica. No obstante, gracias al software Unity -también desarrollado por los estudiantes- el equipo pudo renderizar cada bloque. «Seguimos trabajando en los códigos de digitalización y los diseños físicos para simplificar los procesos lógicos del software y optimizar el juguete».

La idea del equipo de Model Up es que a través de los MoBlocks los niños entre 4 a 7 años puedan interactuar con bloques de construcción físicos y el mundo virtual a través de los dispositivos, un concepto que le podría dar un giro interesante a la hora de crear. Por ahora, la pequeña startup fundada en la Universidad de la Tecnología y del Diseño en Singapur busca inversores para llevar su prototipo a una fase comercial y revolucionar el sistema de juego de los bloques físicos con la tecnología.