Por: Notipress.

Investigadores de la Universidad de Harvard y el Instituto Ragon del Hospital General de Massachusetts (MGH, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos, publicaron un artículo en la revista Cell, llamado «Huellas de evolución funcional humoral comprometidas con mortalidad por SARS-Cov-2», donde comparan las diferencias entre sobrevivir y no sobrevivir a la Covid-19. En dicho estudio, los científicos demuestran que sobrevivir al ataque del virus se puede deber en gran parte a la calidad y no a la cantidad del desarrollo y respuesta de los anticuerpos de cada paciente.

Glait Alter, miembro del Instituto Ragon del MGH, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y Harvard, declaró en el artículo que los 193 pacientes analizados hospitalizados por Covid-19 desarrollaron anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2. No obstante la evolución en sus anticuerpos hizo la diferencia entre los pacientes con enfermedad moderada, grave y pacientes que fallecieron. «Para los pacientes que murieron a causa del coronavirus la respuesta de los anticuerpos jamás evolucionó por completo», puntualizó.

Además, los investigadores de ambas instituciones encontraron que hubo un defecto significativo en el desarrollo de los anticuerpos IgG, es decir, la inmunoglobulina G. Esta es una de las cinco clases de anticuerpos humorales producidos por el organismo y predominante en los fluidos internos del cuerpo como son la sangre, líquido cefalorraquídeo y el líquido peritoneal. «En los resultados podemos ver el impacto general de esta evolución defectuosa de IgG, lo que resultó en una capacidad comprendida para promover funciones inmunes esenciales de limpieza viral», agregó Alter.

Los especialistas coinciden, en una respuesta inmune madura, los anticuerpos bloquean la infección y dirigen al sistema inmune a matar las células infectadas. Para guiar la respuesta inmune asesina, los anticuerpos se unen al receptor Fc (Un sitio de acoplamiento en las proteínas) específico el cual se encuentra en todas las células inmunes. Sin una fuerte unión al receptor Fc, los anticuerpos pueden no capturar y destruir al virus después de la infección. Esta situación contrasta con aquellos pacientes quienes no pudieron librar la batalla contra la Covid-19, pues tenían anticuerpos sin la capacidad de unirse fuertemente a los receptores Fc. Por lo tanto, es imposible que hayan podido desencadenar completamente la actividad inmunitaria.

Investigadores del Instituto Ragon del Hospital General de Massachussets (MGH) y Harvard, encabezados por Alter, están trabajando para comprender la naturaleza de la inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2. Incluida la asociación con desarrolladores de vacunas para poner fin a la pandemia que ha dejado hasta el momento más de 1 millón 330 mil muertes a nivel mundial.