TECNOLOGÍA.- La Fiscal de Distrito del Condado de San Diego Summer Stephan, anunció hoy que Apple Inc. pagará $24.6 millones para resolver una demanda en California que alega que la compañía no reveló que el software de iPhone que ordenó a los consumidores descargar intencionalmente ralentizó el rendimiento en iPhones más antiguos. En una acción separada, la compañía de tecnología está resolviendo simultáneamente una demanda a nivel nacional por $113 millones bajo la misma base.

La empresa con sede en Cupertino, CA llegó a un acuerdo con la Oficina de la Fiscalía de Distrito del Condado de San Diego, así como con la Oficina del Fiscal General de California, las Oficinas del Fiscal de Distrito de los Condados de Alameda, Los Ángeles, Santa Clara y Santa Cruz. Apple Inc. pagará $4.1 millones en multas a cada agencia.

Las Unidades de Protección al Consumidor de las Oficinas de las Fiscalías de Distrito de los Condados de San Diego, Los Ángeles, Alameda, Santa Cruz y Santa Clara y la Oficina del Fiscal General de California llevaron a cabo conjuntamente una extensa investigación de protección al consumidor sobre las operaciones de telefonía celular de Apple, Inc., enfocándose en la práctica de Apple de proporcionar actualizaciones a los sistemas operativos de sus teléfonos celulares que perjudicaron o ralentizaron el rendimiento de esos teléfonos sin revelar las reducciones de rendimiento a los consumidores.

«Nuestro equipo de Protección al Consumidor utilizó su experiencia trabajando con colegas de todo el estado para llegar a este acuerdo de $24.6 millones contra Apple, lo que lo convierte en uno de los juicios de protección al consumidor más importantes en la historia de la protección al consumidor local de California», dijo la Fiscal de Distrito Summer Stephan. «Este acuerdo hace justicia en nombre de los usuarios de iPhone y deja en claro que las empresas que utilizan prácticas comerciales desleales, como la limitación o la ralentización del rendimiento del iPhone, serán responsables».

La demanda civil, presentada en la Corte Superior del Condado de Alameda, alega que Apple Inc. violó la ley estatal al no revelar de manera oportuna y adecuada que su software iOS ralentizaba el rendimiento de los iPhones más antiguos a medida que envejecían sus baterías.

Los clientes insatisfechos y los expertos de la industria se habían quejado de que las actualizaciones de Apple iOS estaban causando un rendimiento reducido en algunos iPhones. En diciembre de 2017, Apple Inc. emitió un comunicado en el que se disculpaba con los consumidores y explicaba por qué ralentizaba los iPhones. Como parte de la declaración de la compañía, dijo que la actualización de iOS 10.2.1, que había emitido casi un año antes, contenía funciones de administración de energía para ciertos iPhones para evitar apagones inesperados.

La compañía también dijo que una actualización posterior de iOS 11.2 también contenía estas funciones de administración de energía que afectan a otros iPhones. Estas funciones de administración de energía ralentizaron ciertos iPhones y provocaron que algunos usuarios experimentaran tiempos de inicio más largos para las aplicaciones, menor volumen de los altavoces, atenuación de la luz de fondo y otras reducciones en el rendimiento. Los iPhones afectados por estas actualizaciones de software incluyen el iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6s, iPhone 6s Plus, iPhone SE de primera generación, iPhone 7 y iPhone 7 Plus.

Los Fiscales que representaron al pueblo alegaron que el hecho de que Apple Inc. no revelara estas funciones en el momento en que se lanzaron iOS 10.2.1 y iOS 11.2 constituyó una práctica comercial ilegal y violó el estatuto de publicidad falsa de California. Apple Inc. no admitió que había violado ninguna ley, pero la compañía cooperó con la investigación.

Según los términos del acuerdo, Apple Inc. acordó mantener páginas web destacadas y de fácil acceso que brinden información clara y visible a los consumidores sobre baterías de iones de litio, apagones inesperados y gestión del rendimiento.

Las páginas web deben proporcionar orientación a los consumidores sobre los pasos que pueden tomar para maximizar el estado de la batería y describir el funcionamiento de la gestión del rendimiento y su impacto en la batería y el rendimiento del iPhone.

Además, Apple Inc. ha acordado notificar a los consumidores de manera clara y visible si una futura actualización de iOS cambia sustancialmente las funciones de gestión del rendimiento.

Fuente: http://uniradioinforma.com