Por: Octavio Fabela

TIJUANA.- María del Carmen Sánchez Flores fue atacada con ácido por el padre de uno de sus hijos lo que le ha provocado daños en parte del cuerpo. 

Luego de varios años el agresor continúa sin castigo, sobre todo porque las lesiones que le produjeron fueron consideradas como de las que no ponen en riesgo la vida.

Ante la pasividad de la autoridad como sucede en Baja California, invita a las mujeres para que busquen ayuda en las organizaciones de la sociedad civil «pues es difícil reconocer que el verdugo es alguien cercano», dijo.

«Empujar esta iniciativa es una tranquilidad muy grande para mí porque ninguna mujer va a pasar el viacrucis que yo he atravesado», declaró.

Para ella la iniciativa representa tranquilidad para mujeres que en un futuro podrían verse ante una situación como esta.

En su caso, lamentó que de darle luz verde, no aplicaría para ella, pero reconoció que con la existencia de la misma sentiría que la tortura posterior a la agresión habrá tenido un significado más trascendental.

«Jamás vuelves a ser la misma mujer. El daño lo hacen con la intención de perjudicar tu vida socialmente, laboralmente. Es una muerte en vida la que nos dejan a nosotros», remató.

Fuente: http://uniradioinforma.com