La crisis energética y el aumento en el consumo de agua por el calor, afecta la reserva del vital líquido, por lo que CESPT, durante agosto y septiembre, implementa una Pausa Programada, en la que cada colonia después de 9 días con agua, tendrá un día sin el servicio.