Por: NotiPress

PAÍSES BAJOS.- Por raras ocasiones, algunos deportes nacieron de la necesidad antes que la diversión, es el caso del fierljeppen, el deporte de Países Bajos, el cual busca atravesar un cuerpo de agua de un extremo a otro con la ayuda de un poste, siendo el objetivo dar el salto más largo posible. El origen de esta singular práctica se basa en la necesidad de la gente por cruzar los muchos cuerpos de agua que abundan la región con palos.

Registros históricos citan la existencia de esta práctica desde el año 1200, incluso el pintor Brueghel plasmó en sus pinturas a los neerlandés cruzando los canales. Con el paso del tiempo, la gente se dio cuenta de que el salto en sí mismo era bastante divertido y comenzaron a organizar competiciones. Poco a poco esta práctica se fue extendiendo y montó las bases del actual fierljeppen. En la aldea de Baard, Frisia, el 24 de agosto de 1767, tuvo lugar el primer torneo oficial, organizado por la viuda de Ype Gerbens, el gobernante local. Algunas fuentes citan el año 1771 como el comienzo oficial de la competencia.

Acorde a la extensión de la práctica, se establecieron reglas oficiales sobre cómo deberían ejecutarse las competiciones y cuáles deberían ser todas las medidas y condiciones. En 1957 se formó una liga en Frisia, seguida de ligas en Utrecht y Holanda del Sur; así en la década de 1970 se celebraron los primeros campeonatos neerlandeses.

Hasta alrededor de 1975, los practicantes de esta actividad saltaron con postes de madera, siendo reemplazados posteriormente por postes de aluminio. En 2006, 50 años después del primer partido, se hizo la transición a postes hechos de carbono, estos son más rígidos que los de aluminio, lo que redujo el balanceo. La medida oficial de los postes, según la liga de fierljeppen, no debe exceder los 13.25 metros.

De igual manera, la superficie para aterrizar sufrió diversas modificaciones, para brindar a los practicantes una manera más cómoda y segura de aterrizar evitando lesiones con ello. Hoy día, se hace uso de un banco de arena que funciona como amortiguador a la caída de los deportistas, procurando su seguridad en un rango más amplio.

Todo comienza cuando un saltador coloca el poste en el agua de la manera deseada. Luego, se realiza un corto sprint de entre 20-30 metros, seguido de un salto al poste. El salto requiere una cantidad precisa de impulso, para que el poste no se detenga en el llamado «punto muerto» (a la mitad del movimiento) pero tampoco se balancee demasiado rápido. Luego, el atleta debe abrazar el poste con pies y manos, subirlo lo más alto que pueda, pues cuanto más alto logre escalar, más lejos estará el salto. Por último, cuando el poste comienza a caer, el saltador debe empujarse hacia el banco de arena para cubrir la distancia más larga.

En tiempos modernos y con el desarrollo tecnológico en el fierljeppen, los resultados evolucionaron y hoy es común ver saltos profesionales de más de 20 metros. El récord actual pertenece a Bart Helmont, quien logró saltar 21,64 metros. El récord femenino, que es de 17,58 metros, está en manos de Marrit van der Wal.

Fuente: http://uniradioinforma.com