MÉXICO.- El proceso de selección (Draft) de prospectos universitarios que jugarán en la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) se llevará a cabo del 23 al 25 de abril de este año y como todos los años hay jugadores que destacan más que otros.

Joe Burrow brilla más que los demás porque los pasadores son la cara de cualquier franquicia de la NFL y él, que se perfila para ser la primera selección global, promete cambiar la dirección que llevan los Bengalíes de Cincinnati, quienes no han ganado un partido de postemporada desde 1990.

Su última temporada universitaria con la Universidad Estatal de Luisiana fue la mejor en cuestión de estadísticas a nivel colegial. Completó 402 de los 527 pases que intentó para cinco mil 671 yardas y consiguió 60 anotaciones contrastando con seis intercepciones.

Los mariscales de campo han cambiado con el paso del tiempo de ser figuras imponentes en el bolsillo de protección a atletas con la posibilidad de lanzar y correr indiscriminadamente. Tua Tagovailoa, mariscal de campo de Alabama, replica el perfil de Patrick Mahomes y Lamar Jackson como un pasador que será una amenaza por tierra y aire.

Tua pintaba para acabar como el mejor jugador de la NCAA durante la temporada pasada, pero una severa lesión en la espalda le provocó perderse el resto del torneo y llegó a poner en duda su participación de cara al futuro Draft.  

Otros prospectos a seguir en el Draft serán el egresado de la Universidad de Oregon, Justin Herbert, quien por sus cualidades físicas es uno de los jugadores que pudieran ser seleccionados en la primera ronda, ya que ha sostenido reuniones con los Delfines de Miami y Cargadores de Los Ángeles.

Además, Jordan Love de Utah State dejó una buena impresión en el NFL Combine de la NFL, mientras que Jalen Hurts, surgido de Oklahoma y quien estuvo en la tercia para ganar el Trofeo Heisman del 2019, cuenta con habilidades para mover el ovoide tanto por tierra como por aire cuando sea necesario.

Dos de los mejores prospectos defensivos de este régimen, el liniero Chase Young y el esquinero Jeffrey Okudah, jugaron juntos en Ohio State bajo las órdenes del legendario entrenador a nivel universitario, Urban Meyer.

Young podría convertirse en uno de los mejores cazamariscales de la liga gracias a su excelsa técnica para atacar a los tacles, mientras que Okudah cuenta con cualidades físicas para marcar hombre a hombre a cualquier receptor de la NFL.

Por su parte al defensivo Isaiah Simmons, de la Universidad de Clemson, se le podría definir como un jugador híbrido entre un apoyador y un profundo gracias a la capacidad atlética y habilidad para derribar oponentes en todas partes del campo.

La clase de 2020 promete ser una de las mejores en cuanto a receptores se refiere. CeeDee Lamb, de Oklahoma, Justin Jefferson de LSU junto con Henry Ruggs III y Jerry Jeudy de Alabama, son los receptores con mayor potencial gracias a su portentoso físico y la capacidad de ganar yardas después de la atrapada.

Por otro lado habrá equipos que buscarán mejorar la protección para sus mariscales de campo como Cardenales de Arizona y Gigantes de Nueva York y las mejores opciones para ello son Andrew Thomas, de la Universidad de Georgia, Mekhi Betcon, de Louisville, Tristan Wirfs de Iowa y Derrick Brown de Auburn.

Fuente: http://uniradioinforma.com