TIJUANA.- «No le hace que me cobren, pero que me hagan la prueba porque tengo 2 hijos y 4 nietos es lo que me queda», fueron las palabras de Armida López Sánchez, quien perdió a su esposo víctima de coronavirus en la Clínica #20 del IMSS.

La señora, además de manifestar su miedo al coronavirus, lamentó que su esposo no haya recibido buena atención por parte del personal médico de la institución, asimismo, que no se le informara adecuadamente sobre el estado de salud de su marido.

Doña Armida refirió que 12 horas después recibió la notificación del fallecimiento de su esposo y fue su hija Rosa Isela, quien señaló que su padre murió por falta de un respirador.

«Mi papá no podía respirar, traía 40% de respiración, lo estuvimos llevando a hospitales privados ni uno nos lo quiso recibir», agregó Rosa Isela.

Por su parte, la señora Armida pidió que le aconsejaran a un médico para que le practique la prueba de Covid-19, pues pasó mucho tiempo a lado de su esposo y teme ser portadora del virus.

«Nosotros pedimos que nos recomienden un buen doctor que nos hagan la prueba del Covid que si nos pueden ayudar para hacernos la prueba del Covid toda mi familia, yo sí tengo miedo porque yo estuve en mucho contacto con él, quiero pedirles de favor que me ayuden que me hagan la prueba no le hace que me cobren pero que me hagan la prueba porque tengo 2 hijos y 4 nietos es lo que me queda», dijo con un nudo en la garganta.

Rosa Isela, hija del varón fallecido, proporcionó un número de teléfono celular para que alguien se compadezca y se comunique con su familia para que les diga qué doctor y en dónde podrían realizarse el examen.

La afligida pidió a la población quedarse en casa, dejar la incredulidad y seguir las recomendaciones de las autoridades de Salud porque el virus es real y prueba de ello es que su padre ya no está con ellos.

«Tanto entran pacientes contagiados salen y salen muertos tomen conciencia yo hoy perdí a mi padre, tomen conciencia no es un juego esto es de vida y muerte», dijo.

La señora María Antonia Villa Aguirre, quién es familiar de una persona que se encuentra internada por coronavirus en el hospital del IMSS admitió que faltan insumos para atender a los pacientes, sin embargo, tanto médicos como personal de enfermería hacen todo lo posible por su pronta recuperación.

María Antonia, también enfermera por más de 20 años, exhortó a toda la comunidad a seguir en casa y no exponer su salud, pues hay también casos de gente joven y sin enfermedades previas internadas con Covid-19.

«No están haciendo caso, mucha gente sigue en la  calle, todavía hay tianguis, la gente se va a comer, a pasear, no entienden, no entienden, ya cuando estén aquí graves entonces es cuando van a entender, ya para qué y lo malo es que se propaga», remató. 

Fuente: http://uniradioinforma.com